• CRÉDITOS ECTS
    CRÉDITOS ECTS
  • CRÉDITOS ECTS
    CRÉDITOS ECTS

Espacio Europeo de Educación Superior

Comisión de Acreditación de la Calidad de la Educación

  

 

ECTS - SISTEMA EUROPEO DE TRANSFERENCIA Y ACUMULACIÓN DE CRÉDITOS

 

El sistema europeo de transferencia y acumulación de créditos (ECTS - European Credit Transfer and Accumulation System) permite que la enseñanza y el aprendizaje sean más claros, y facilita el reconocimiento de los estudios, la calidad académica, y la acreditación educativa tanto en el sector formal (oficial), como en el no formal. Este sistema se utiliza en Europa para la transferencia de créditos (movilidad de los estudiantes) y la acumulación de créditos para completar un programa de estudios. Esto también proporciona información sobre el diseño de dicho programa y asegura su calidad educativa.

 

Las instituciones que aplican los créditos ECTS publican sus catálogos de cursos en sus web, donde incluyen descripciones detalladas de los programas de estudio, unidades de aprendizaje, normativa universitaria y servicios para estudiantes. La presentación de los cursos contiene los objetivos de aprendizaje (lo que los estudiantes esperan saber, comprender y ser capaces de hacer) y las cargas de trabajo (el tiempo que los estudiantes necesitan habitualmente para lograr dichos objetivos de aprendizaje) expresado en términos de créditos (y horas de estudio). Estos datos son clave para establecer el nivel de calidad educativa y acreditación.

 

La transferencia y acumulación de créditos se facilita mediante la utilización de una serie documentos clave tal y como determinan los créditos ECTS (el catálogo del curso, el contrato de aprendizaje, y la certificación de las horas y las notas), así como del Suplemento del Diploma. Los créditos ECTS pueden ser instrumentos muy útiles en las decisiones sobre el reconocimiento de una titulación, su calidad académica y facilitan la acreditación en la educación. Estas decisiones, sin embargo, quedan bajo la responsabilidad final de las autoridades competentes: los profesores que participan en el intercambio de estudiantes, los funcionarios de las oficinas de admisión, los centros de asesoramiento para las convalidaciones, los funcionarios o los empleados del ministerio de educación.

 

El marco europeo de calificaciones (EQF - European Qualifications Framework) hará innecesarios los actuales procedimientos de validación oficial (homologaciones) cuando se ofrece educación y formación de acuerdo a las directrices de los créditos ECTS.

 

Los países de toda Europa hacen cada vez mayor hincapié en la necesidad de tener en cuenta cómo establecer la calidad y acreditación de la educación.

 

Los créditos ECTS constituyen un idioma común para la calidad en educación, reconocimiento académico y acreditación educativa.

 

 

Los créditos ECTS

 

Los créditos ECTS se basan en la carga de trabajo que tiene que realizar el estudiante para alcanzar unos objetivos de aprendizaje. Los objetivos de aprendizaje describen lo que el estudiante debería saber, comprender y ser capaz de hacer después de haber completado el proceso de aprendizaje. La carga de trabajo indica el tiempo medio que los estudiantes necesitarían para completar todas las actividades de aprendizaje (clases, seminarios, proyectos, prácticas, estudio independiente y exámenes) que se requieren para cumplir dichos objetivos de aprendizaje.

 

1 CRÉDITO ECTS = 25 a 30 horas de estudio o trabajo

 

Se asignan 60 créditos ECTS a la carga académica de un año de estudios dentro de la enseñanza oficial (año académico) y de sus respectivos objetivos de aprendizaje. En la mayoría de los casos esta carga académica oscila entre 1500 a 1800 horas por año académico, donde cada crédito se corresponde con 25 a 30 horas de estudio.

 

El sistema europeo de transferencia y acumulación de créditos (ECTS) es una herramienta que permite a los estudiantes obtener créditos por cada aprendizaje completado de ciclo superior. Los créditos ECTS constituyen un sistema centrado en el estudiante cuyo objetivo es fomentar la transparencia del proceso de estudios y de los objetivos de aprendizaje alcanzados, y constatar de la manera más fácil la calidad educativa de la formación. Los créditos ECTS facilitan la planificación, realización, evaluación, reconocimiento, valoración y acreditación académica de las cualificaciones y unidades de estudio completadas, así como la movilidad académica entre instituciones. Los créditos ECTS se aplican actualmente en la enseñanza reglada (oficial), pero se pueden aplicar y utilizar en otras actividades educativas fuera de éste ámbito.

 

Los créditos ECTS se asignan tanto a programas completos y titulaciones, como a sus componentes (módulos, asignaturas, cursos, trabajos de investigación, prácticas laborales y laboratorio). El número de créditos asignado a cada componente se basa en su peso específico en términos de la carga de trabajo académico que el estudiante debe completar para cumplir con los objetivos de aprendizaje establecidos.

 

Los créditos ECTS se conceden a cada estudiante tras completar los requisitos de cada programa de estudios, o de las distintas partes del programa, siempre que se superen las correspondientes evaluaciones. Los créditos se pueden acumular de cara a obtener las cualificaciones o diplomas que otorgue la institución educativa, y son más fáciles de transferir a otras instituciones en el caso de completar programas de formación en distintas escuelas.

 

Si los estudiantes han cumplido los objetivos de aprendizaje en otros contextos o tiempos, los créditos ECTS asociados también pueden ser concedidos tras la evaluación, valoración o reconocimiento de que dichos objetivos de aprendizaje se alcanzaron, y de que los estándares de calidad educativa se cumplieron. De esta manera, los créditos obtenidos en un programa de estudios pueden transferirse a otro programa de estudios, tanto dentro de la misma institución educativa como en otra, facilitando el reconocimiento y acreditación educativa entre distintas organizaciones.

 

Aclaraciones normativas

 

La Unión Europea no tiene competencias legislativas en materia de educación. La regulación de la educación de cada país miembro es competencia del Ministerio de Educación u organismo designado de dicho país. 

 

La Unión Europea definió los créditos ECTS como mecanismo deseable para la mejor movilidad y transferencia de estudiantes entre programas educativos diversos y la comprensión y valoración de los estudios realizados. Antes de los créditos ECTS los sistemas de educación e cada país europeo eran tan distintos que las homologaciones y valoraciones de los estudios completados en un país resultaban complejas para los demás países.

 

Los créditos ECTS son un sistema utilizado por las universidades europeas para convalidar asignaturas y, dentro del denominado proceso de Bolonia, cuantificar el trabajo relativo al estudiante que trabaja bajo los grados auspiciados por el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). 

 

Los ministros de Educación de diversos países de Europa (tanto de la Unión Europea como de otros países como Rusia o Turquía) se comprometen mediante la Declaración de Bolonia, firmada en 1999,  a transformar sus modelos educativos y convergerlos según las directrices del los créditos ECTS. La finalidad de esta convergencia es facilitar el intercambio de titulados y adaptar el contenido de los estudios universitarios a las demandas sociales, mejorando su calidad y competitividad a través de una mayor transparencia y comprensión de lo que se ha estudiado en cada país.

 

El proceso de Bolonia no es un tratado vinculante y afecta exclusivamente a la enseñanza oficial y regulada por los ministerios de educación de cada país. A consecuencia del proceso de Bolonia se creó el Espacio Europeo de Educación Superior, un ámbito al que se incorporaron países y que serviría de marco de referencia a las reformas educativas que muchos países habrían de iniciar en los primeros años del siglo XXI.

 

Las iniciativas de educación no reglada o no formal no están afectadas por el proceso de Bolonia, sino por la normativa legal de su país. El Espacio Europeo de Educación Superior ha reconocido la importancia de estas iniciativas de educación no regladas o no formales en la sociedad y recomienda la adaptación de los créditos ECTS para la mejor comprensión y aceptación de la formación que impartan. Todo sistema de formación debería tener su equivalente en créditos ECTS (abreviatura de European Credit Transfer System).

 

La utilización de los créditos ECTS no implica la homologación o aceptación obligatoria y automática de dichos créditos por parte de ninguna institución u organismo.  cada institución o programa educativo es libre de aceptar y validar créditos ECTS obtenidos en otras instituciones, sin embargo el hecho de que una formación se exprese en créditos ECTS facilita su comprensión y potencial reconocimiento.

 

 

La certificación EQAC de Créditos ECTS

La Comisión de Acreditación de la Calidad de la Educación puede certificar la emisión de créditos ECTS tras constatar la equivalencia en créditos ECTS de un curso o asignatura impartido por instituciones educativas acreditadas o revisadas por EQAC. Para obtener la capacidad de certificar créditos ECTS de un curso, asignatura o programa, la institución educativa siempre debe demostrar que se han cumplido los objetivos de aprendizaje y horas de estudio de dicha formación. Ver más...

 

Certifíquese en EQAC si le interesa emitir créditos ECTS

  

 

 

Back to top